Como es de público conocimiento, desde la APSS venimos acompañando el proceso desatado a raíz de la anulación del concurso para el cargo de Jefatura de División Programas y Centros de Salud del Hospital General de Agudos “Dra. Cecilia Grierson” (ganado por una colega) por parte de la Procuración General.
Desde dicha entidad se sentenció que correspondía declarar la nulidad del concurso debido a que este tipo de cargos sólo puede ser concursado por profesionales de las disciplinas médicas y que en ese sentido debe constituirse el jurado por médicos/as únicamente. De modo que, según entiende la Procuración, concursantes de otras disciplinas “se encontraban impedidas de participar en el concurso” y se entiende como irregularidad que el jurado “haya estado integrado por dos profesionales ajenos a la medicina” (IF-2021-32425905-GCABA-DGEMPP).
Tal como hemos expresado, esta resolución se basa en un grave desconocimiento y una expresa violación de la normativa vigente que en el Anexo III Capítulo IV Artículo 17 de la Ley Nº6035 plantea claramente los requisitos de admisibilidad para poder postularse a cargos de conducción en áreas multidisciplinarias.
La colega afectada ha realizado distintas presentaciones administrativas tanto en el Hospital Grierson como en el Ministerio de Salud y en la Procuración General, solicitando la Reconsideración de la nulidad que se ha decretado al proceso concursal. Sin embargo, esos reclamos no han obtenido respuesta.
Por su parte, las autoridades ministeriales han explicado a esta Comisión Directiva que se ha tratado de un error administrativo, por lo que, adhiriendo a la sugerencia de la Procuracion General, decidieron avanzar con nuevo llamado a concurso. Cabe mencionar que la composición del jurado para este nuevo concurso es SÓLO DE MÉDICOS Y MÉDICAS, dando muestras una vez más del carácter de fondo del conflicto: la discriminación a profesionales de la salud de otras disciplinas. Se sigue sosteniendo la nulidad de un proceso que -en caso de haber tenido algún error administrativo- no debiera ser pagado por los/as trabajadores que haciendo ejercicio de su derecho y en total conformidad con la normativa vigente, se postulan, concursan y ganan un puesto laboral.
Llama poderosamente la atención que estos hechos se hayan repetido en numerosos concursos realizados en el mismo hospital. Hospital cuya estructura se encuentra en conformación y debiera contar con el seguimiento y acompañamiento estricto del Ministerio de Salud.
Es responsabilidad del Ministerio de Salud del GCBA garantizar las condiciones para que los concursos se den de manera transparente y evitar que se vulneren los derechos de los/as trabajadores que participan de los mismos.
La dilación, la falta de respuesta a los reclamos presentados, el sostenimiento de la declaración de nulidad y la constitución de un jurado que excluye la interdisciplina son todos elementos que no demuestran otra cosa más que destrato hacia los/as trabajadores de la salud que pretenden ejercer cargos de conducción.
Desde la APSS continuaremos realizando todas las acciones necesarias para garantizar el derecho de les trabajadores sociales de concursar cargos de conducción. Apoyamos y acompañamos los reclamos particulares de nuestra compañera, porque su situación individual es también colectiva, igual que su lucha.
Hacemos un llamado público a la Justicia para que intervenga en forma urgente estableciendo las garantías necesarias para una pronta y favorable resolución de esta inadmisible situación. A la vez que presentamos junto a la colega la medida cautelar correspondiente.
Finalmente, y nuevamente, solicitamos al Gobierno de la Ciudad  reconsidere la nulidad del concurso ganado legítimamente por nuestra compañera y arbitre los medios necesarios para poner en práctica aquello que se promete en las reuniones: Interdisciplina en los Equipos de Salud, en todos los niveles y circunstancias en los que habilita la Carrera Profesional de Salud.
Comisión Directiva APSS