En tiempos donde el Gobierno quiere avasallarnos, hacernos creer que lo único que podemos hacer es aceptar esta realidad, la noticia del reencuentro, de la restitución, nos llena de fuerza y convicción para seguir luchando por un mundo más justo como lo hicieron les 30.000 compañeres detenides desaparecides.